Saltar al contenido
Cómo lo hago

El cáñamo, de la prohibición de la marihuana a una nueva apertura

de la prohibición de la marihuana a una nueva apertura

Cuando hablamos de cáñamo estamos hablando de inflorescencias de cannabis con un bajo contenido de THC. Estas se derivan del cultivo de las variedades Sativa, es decir, cáñamo industrial. En este artículo repasamos la legislación vigente que entró en vigor en España a finales de 1999.

Con todas las limitaciones de una ley dedicada al uso industrial, y por lo tanto no a la legalización completa del cannabis, esta medida dio lugar a un nuevo estilo de producción y consumo de cannabis en nuestro país.

En primer lugar, sin embargo, vamos a dar una zambullida en el pasado y ver cómo la consideración del cannabis ha cambiado de la prohibición a la actualidad.

La tradición del cáñamo industrial en España

La variedad del cannabis conocida como cáñamo es utilizada como materia prima para la elaboración de artículos alimenticios, textiles y medicinales. En nuestro país se produjo un aumento de la industria del cáñamo desde que se aprobara la regulación de su uso en 1999 mediante un real decreto.

El cultivo del cáñamo industrial en España está permitido desde hace más de 15 años, cuando se aprobó el Real Decreto 1729/1999, de 12 de noviembre, y por el que se establecen las normas para la solicitud y la concesión de las ayudas al lino textil y al cáñamo.

Con su entrada en vigor se autorizó el cultivo de hasta 25 variedades del cáñamo industrial. Para que sea legal su cultivo dichas variedades deben tener un contenido de THC (el elemento psicoactivo de la marihuana) por debajo del 0,2%. Actualmente, el cultivo del cáñamo industrial está subvencionado por la Comunidad Europea.

La producción del cáñamo permite la fabricación de de biocombustible con el aceite de sus semillas, papel, ropa, cuerdas y materiales aislantes, son otros de los productos que se pueden obtener.

Además de este tipo de productos existen una amplia variedad de cosméticos de origen natural obtenidos del cáñamo y mucho menos agresivos para la piel que los productos con composición química.

¿Donde se cultiva el cáñamo en España?

En España se cultiva cáñamo en las regiones de la Comunidad Valenciana, Cataluña, Navarra, Soria, Huesca, Islas Balearas y Aragón, entre otras, algunos de ellos están certificados por la Union Europea.

En las regiones en las que el clima es más cálido, el cáñamo producido permite la elaboración de tejidos más finos y suaves, sin embargo en las regiones del norte del país se obtienen fibras más gruesas que vienen mejor para la elaboración de alpargatas, cuerdas y sacos.

Estos cultivos permiten también la obtención de materia prima para la fabricación de papel y conseguir así una alternativa a la madera y la consecuente tala de árboles para la fabricación de papel.

El clima, como ocurre con el resto de cultivos, influye directamente en la variedad de cáñamo obtenida.

Los cultivos del norte, al ser una zona donde la lluvia es abundate, se suele utilizar este cultivo para fines alimenticios. En la zona sur se orienta la producción a la industria papelera.

Dentro de las empresas más importante productoras de cáñano en España contamos con;

Debemos resaltar también, que la planta de cáñamo absorve el CO2 de manera muy eficiente, por lo tanto otro beneficio de este cultivo es la reducción de la contaminación medioambiental.

Cáñamo para fines medicinales

Existen varias universidades y organismos realizando estudios para la obtención de diversas aplicaciones terapéuticas mediante los productos obtenidos del cáñamo.

Uno de los principales efectos terapéuticos del cáñamo aplicados en el ámbito medicinal es la analgesia para pacientes con dolor, producida por el cannabidiol, sustancia no psicoactiva.

La Asociación Española de Productores y Transformadores del Cáñamo (AEPTC), con sede en Granada, es un organismo que ayuda con información y asesoramiento mediante profesionales implicados, a todas aquellas personas interesadas en el cultivo y explotación de los productos derivados del cultivo del cáñamo industrial.

Aunque en España está creciendo mucho la industria relacionada con este cultivo y el número de hectáreas dedicadas a ello, aún está muy por debajo de otros países europeos como Alemania, Francia o Austria.

El cultivo del cáñamo es una muy buena alternativa para la producción de tejidos y papel, por que lo que es además un medio de proteger el medio ambiente. También desde la industria farmacéutica se podrían obtener muchos derivados capaces de abordar un amplio espectro de problemas de salud.

Tanto en unos sectores como en el otro de los mencionados en el párrafo anterior, son muchos los intereses de tipo económico, es por ello que no se fomenta concienzudamente la explotación de este tipo de cultivo tan rentable e interesante.

Historia del cáñamo en el mundo

A principios del siglo pasado en los EE.UU. había, de hecho, un gran interés en el cáñamo industrial. Se produjo papel de cáñamo y se fabricaron materiales innovadores a partir de la fibra de esta planta. El aceite de cannabis se utilizaba para producir combustible para automóviles.

Ahora es historia, pero el primer gran fabricante de automóviles estadounidense, Henry Ford, construyó un coche con carrocería de cáñamo, un prototipo de coche hecho de fibra de cáñamo que, entre otras cosas, fue alimentado con bio-combustible de etanol de cáñamo.

La planta era esencialmente una materia prima eco-sostenible que podría haber alimentado a muchos sectores industriales.

Prohibición

Las teorías

Según las teorías más probables, los intereses de William Randolph Hearst, el magnate de la prensa, y de la industria química y petrolera se desataron contra esta profunda innovación. Estos últimos se habrían sentido amenazados por la difusión de productos competitivos basados en el cáñamo, que son mucho más baratos y de calidad superior.

Algunas compañías petroleras, como Du Pont (una activa y poderosa multinacional aún hoy en día), han invertido recientemente enormes sumas de dinero en la producción de fibras derivadas del petróleo (hoy en día, todos conocemos el nylon y el celofán). Por lo tanto, para evitar el colapso económico, la alta dirección de la empresa tomaría medidas correctivas ejerciendo presión política para hacer cumplir una ley prohibicionista contra el cáñamo.

Otra teoría, alternativa o adicional, pero aún probable, sobre la razón que llevó a los Estados Unidos a prohibir el cannabis es el creciente racismo contra negros y mexicanos, que también estaba teniendo lugar en ese momento. Dado que estas poblaciones, al generalizarse, eran fuertes consumidores, el deplorable silogismo se extendió rápidamente:

Negros y mexicanos = Consumo de cannabis

Crimen = Negros y Mexicanos

Consumo de cannabis = Crimen

Los hechos

Lo que sabemos con certeza es que hubo una verdadera campaña mediática para criminalizar el cannabis. Esta campaña fue liderada por el Grupo Hearst, un grupo editorial muy influyente en ese momento y en la actualidad (Hearst Corporation controla Fitch Ratings, una de las tres agencias internacionales de calificación crediticia más influyentes del mundo).

Al cannabis se le dio la denominación de marihuana, una palabra mexicana casi desconocida en esa época. De esta manera la planta comenzó a evocar un país, México, contra el cual Estados Unidos no tenía buenas relaciones.

Además, se llevaron a cabo campañas de propaganda racista en los medios de comunicación basadas en información errónea sobre los efectos reales del cannabis Indica.

Campañas de información falsas dirigidas a una verdadera demonización del cannabis. En las películas de la época se pueden ver alegres grupos de amigos que, después de tomar “marihuana”, se vuelven locos en cuestión de minutos y terminan matándose violentamente unos a otros.

En 1937 se aprobó una ley, la Ley del Impuesto a la Marihuana, que prohibía, directa o indirectamente, el cultivo de cannabis para cualquier uso, incluyendo industrial o médico. De aquí en adelante, muchos países occidentales, incluido el nuestro, se han adaptado a la decisión americana (con algunas diferencias como Holanda).

La consecuencia de todo esto es que el cannabis, desde entonces, se ha considerado una droga peligrosa, que debe perseguirse por todos los medios.

La situación americana hoy

Hoy son los propios Estados Unidos los que están revisando su posición. En muchos estados americanos, de hecho, el uso y consumo de cannabis ha vuelto a ser legal. Y esto es así no sólo para el cannabis industrial o medicinal, sino también para la hierba recreativa que tanto se ha demonizado en el pasado.

El ejemplo más llamativo es California, donde la marihuana ha sido legalizada desde primeros de 2018.

Esperamos que también en nuestro país, con la misma rapidez con la que seguimos a los norteamericanos para prohibir el uso de una planta que siempre ha formado parte de la historia de la humanidad, se inicie un serio proceso de legalización a 360°.

Detalles y conclusiones

En conclusión, quisiéramos aclarar la terminología. A menudo podemos utilizar los términos cannabis y cáñamo como sinónimos, por dos razones. En primer lugar, porque es científicamente así, el cáñamo es el nombre vulgar del cannabis.

En segundo lugar, en un intento de socavar el imaginario colectivo que ve al cáñamo como un recurso a explotar, mientras que el cannabis es una droga a regular.

Sin embargo, debemos tener en cuenta que estamos hablando de una simple planta. Por lo tanto, no debe haber diferencias ideológicas, por no hablar de las diferencias terminológicas.

El cambio de percepción hacia el cannabis es principalmente cultural. Así que, al menos en parte, también está influenciado por el lenguaje que elegimos usar

Esta web utiliza cookies puedes ver aquí la política de cookies. Si continuas navegando estás aceptándola