Saltar al contenido
Cómo lo hago

Cultivar cebollas ecológicas. Trucos, consejos y secretos

cultivar cebollas ecologicas

El cultivo de cebollas es una práctica de la que ningún agricultor aficionado puede escapar, dada la relativa facilidad de cultivo y la prolongada estacionalidad. Es una hortaliza muy resistente, muy utilizada en la cocina mediterránea, para disfrutar tanto cocinada como cruda. Una de las muchas ventajas de cultivar cebollas es que la planta no es atractiva para las plagas. En este artículo, por lo tanto, centraremos nuestra atención precisamente en la cebolla y sus métodos de cultivo ecológico. Obviamente trataremos de analizar todos los aspectos de esta hortaliza, que es una de las más populares en nuestra huerta y nuestra cocina.

Pero vallamos por orden.

Cultivo de cebollas: historia, propiedades y métodos biológicos

Origen

La cebolla (Allium cepa) es una hortaliza de bulbo perteneciente a la familia de las Liliaceae. Junto con sus hermanos, el ajo y el puerro, fue una de las primeras plantas cultivadas por el hombre. Los primeros en cultivar cebollas fueron los egipcios en el año 3.000 a.C. El arte de cultivar luego se extendió con Grecia y el Imperio Romano en la cuenca mediterránea, la verdadera cuna del cultivo de la cebolla.

Propiedades nutricionales

Nutricionalmente, decimos que la cebolla es un alimento absolutamente dietético. Está compuesta de un 90% de agua, un 1% de proteína y tienen muy poca grasa. También contienen algunos elementos minerales importantes como potasio (140 mg por 100 g), calcio (25 mg por 100 g) y fósforo (35 mg por 100 g). Las cebollas también contienen una alta proporción de vitamina A (3 mg por 100 g) y vitamina C (5 mg por 100 g).

Variedad

Es posible encontrar muchas variedades de cebollas para cultivar en el hurto de casa. La elección puede hacerse en función del color (roja, blanca, dorada), o incluso en función de los usos necesarios para el consumo, cruda o cocinada.

Una de las variedades más conocidas en España y reconocida por la Comisión Europea con denominación de origen son las cebollas de Fuentes de Ebro, cebolla blanca y dulce cultivada en seis municipios de la provincia de Zaragoza. Con un picor inapreciable y una textura diferente a la de las cebollas comunes. Los agricultores de la región tuvieron por sana costumbre guardar al final de la cosecha las denominadas «cebollas madre»,que eran las que seleccionaban para garantizar la siembra y la cosecha del año siguiente. Eligiendo las mejores no solo ayududaban a preservar esta variedad sino a mejorarla cada año.

Cómo cultivar cebollas

Como ya se ha mencionado, el cultivo de la cebolla no presenta ninguna dificultad técnica particular y además tiene una estacionalidad prolongada. Esto significa que las cebollas pueden cultivarse prácticamente durante todo el año, excepto de diciembre a febrero.

La época ideal para el cultivo de cebollas es la primavera y el verano. A más tardar se pueden trasplantar en septiembre, para tener la cosecha antes del invierno. La elección del mejor período de cultivo dependerá también de cómo se desee plantar las cebollas. Existen diferentes sistemas para el desarrollo de la planta.

Trasplante en semilleros o campos abiertos

La forma más rápida y segura de cultivar cebollas es transplantarlos desde un semillero, es decir, pequeñas cebollas en miniatura que deberán transplantarse al suelo a una profundidad de unos 5 cm.

Otra forma es utilizar las cebollas germinadas que haya almacenadas durante el invierno en la bodega. A menudo vemos brotes verdes en las cebollas que guardamos. De estos brotes es posible obtener una planta, quizás una variedad valiosa que habíamos comprado o cultivado anteriormente. Los clavos nuevos se obtienen separando suavemente la parte germinada del resto de la hortaliza. Una vez separadas, las yemas se enterrarán en tierra blanda (con la yema hacia arriba).

Esta técnica podría ser recomendada y adecuada para aquellos que hacen un huerto en el balcón, es fácil de transplantar a las macetas del balcón, nuestras cebollas germinadas en el sótano.

Siembra

Por supuesto, también es posible cultivar cebollas a partir de semilla, en este caso el tiempo se alargará y por lo tanto la siembra debe realizarse a principios de otoño, para permitir que los bulbos se hinchen con la llegada de la primavera. En primavera, las plántulas obtenidas de la semilla pueden ser raleadas y, finalmente, cuando se observa que el bulbo se ha agrandado adecuadamente, la cosecha puede llevarse a cabo.

Clima

En cuanto al clima, el cultivo de la cebolla es relativamente fácil, ya que esta es muy resistente. La única situación climática que le afecta es el frío intenso, por lo que no se cultiva en invierno. Sin embargo, la exposición a la luz solar es muy importante, por lo que te recomendamos que utilices las zonas de tierra en su huerto que esten más expuestas al sol.

Suelo y fertilización

Para cultivar las cebollas correctamente y tener plantas equilibradas, es necesario trabajar la tierra. Esta debe estar suelta, bien ventilada, no demasiado compacta o arcillosa, y con una cantidad reducida de materia orgánica. Por lo tanto, es de fundamental importancia recordar que NO es bueno cultivar cebollas en suelos recién regados. De hecho, con una fuerte fertilización orgánica, el aporte excesivo de nitrógeno puede favorecer el crecimiento vegetativo de la parte aérea de la planta, en detrimento de la parte subterránea, que es la que más nos interesa. Por lo tanto, es preferible optar por una rotación que implique la plantación previamente de cosechas más pesadas, como tomates o calabacines.

Riego y distancias adecuadas

Teniendo en cuenta el riego de esta hortaliza, se necesita una buena cantidad media de agua para cultivar cebollas. Esto se debe a que la cebolla no crece y no se desarrolla bien en suelos secos, pero al mismo tiempo, sufre mucho del estancamiento del agua. Por lo tanto, dosificar bien el agua usando el sistema de goteo puede ser una gran solución.

Como distancias tenemos 10-15 cm en una misma fila entre una cebolla y otra, y 20/25 cm entre filas, mucho más cerca que otras verduras.

Después del trasplante, es esencial disponer un buen mantillo natural, por ejemplo con paja. Esto limitará el crecimiento de malezas y mantendrá el suelo más fresco.

La hierba quita mucha energía vital a nuestras cebollas, que ya crecen en un espacio más pequeño, así que ten cuidado de limpiarlas.

Parásitos y enfermedades

Afortunadamente, las cebollas no son muy atractivas para varios insectos y hongos. Como ya hemos dicho, lo que más temen las cebollas es la podredumbre causada por el estancamiento del agua. De lo contrario, los áfidos y ácaros se mantienen alejados. Muchos incluso recomiendan añadir cebolla al ajo macerado, para obtener una mezcla más eficaz contra los parásitos.

Recogida y almacenamiento

La cebolla puede ser cosechada en diferentes momentos, dependiendo de la variedad y del período de crecimiento elegido. La variación también dependerá de tus gustos y preferencias de comida, por supuesto. Si prefieres las cebollas maduras, sólo tienes que cavar un poco la tierra y ver si el bulbo se ha desarrollado completamente, si no puedes resistir la tentación de recogerlas tendrás en tus manos una excelente hortaliza para utilizar en las más diversas recetas culinarias.

Una forma de acelerar el crecimiento del bulbo en la etapa final del cultivo es doblar el tallo en la base, sin romperlo. De esta manera, de hecho, la energía vital de la planta se concentrará en la parte inferior.

En cuanto al almacenamiento, si se ha tenido una buena cosecha, uno de los métodos más utilizados es la “trenza de cebolla”. Luego se cuelga y se almacena en un lugar fresco y seco, donde puede permanecer durante todo el invierno.

Por último, no olvides el detalle más importante para obtener cebollas de alta calidad en las cosechas de los años siguientes: guarda algunas cebollas para el germinado. De esta manera tendremos una base para nuestro nuevo cultivo.

Con esto es todo. Y ahora, buen cultivo de cebolla!

Esta web utiliza cookies puedes ver aquí la política de cookies. Si continuas navegando estás aceptándola