Saltar al contenido
Cómo lo hago

Plantación de hortalizas ecológicas: cómo elegir qué plantar

Plntacion de hortalizas ecologicas

Después de haber visto las bases para hacer un huerto ecológico, desde la preparación del suelo, pasando por los sistemas de riego, hasta la arquitectura del jardín siguiendo las normas de la agricultura ecológica. Ahora ha llegado el momento de responder a otra pregunta fundamental: ¿cómo elegir qué plantar para sembrar en el huerto? Elegir de manera concreta qué hortalizas cultivar, siguiendo criterios agronómicos, pero también nuestros gustos y deseos, no es una cuestión que debamos tomar a la ligera.

Si usted es un pequeño agricultor aficionado, tal vez sea su primera experiencia, y no tiene grandes parcelas de tierra, la elección de qué sembrar en el huerto se convierte en una cuestión fundamental para terminar satisfecho con su trabajo.
Hoy nos proponemos hacer una selección de semillas para conocer mejor las verduras que llegan a nuestra mesa, mirándolas desde el punto de vista de la naturaleza, como es la variedad de color que tienen y sus propiedades nutricionales que es algo fundamental.

Sembrando el huerto. Diferencia entre verduras

Antes de llegar a la siembra del huerto, partimos de una distinción etimológica, que es la de las verduras y hortalizas, que a menudo crea un poco de confusión. Las verduras son todos los productos de nuestro huerto, ya sean calabazas o ensaladas, cebollas o espinacas, tomates o acelgas, todo lo que se cultiva es una verdura. La palabra hortaliza, en cambio, tiene un significado gastronómico y nutricional, es decir, representa la parte de la planta que se utiliza en la dieta.

Por lo tanto, en base a la parte de la planta que utilizaremos en la cocina, podemos distinguir las verduras en: hortalizas de fruto (tomates, pepinos, calabacines, berenjenas, etc.), hortalizas de semilla (habas, guisantes, judías, lentejas, etc.).), hortalizas de hoja (todo tipo de ensaladas, acelgas, achicorias, etc.), hortalizas de flor (coliflor, brócoli, alcachofas, etc.), hortalizas de tallo (apio e hinojo), hortalizas de bulbo (ajo y cebolla), hortalizas de raíz (zanahoria y remolacha), tubérculos (patata).

Clasificación según el color y las propiedades nutricionales

Blanco

Para este método de siembra del huerto basado en el color, empezaremos por el blanco, que nos recuerda inmediatamente a verduras como el ajo y las patatas, pero las cebollas y las legumbres también pertenecen a este color. La coloración blanca se debe a compuestos como la quercetina, son todos vegetales ricos en minerales y fibra, vitaminas, que aportan beneficios a todo el cuerpo.
Para esta coloración tomamos como ejemplo el ajo, una hortaliza muy fácil de cultivar incluso en espacios reducidos. Para su siembra basta con tomar un solo clavo y enterrarlo a unos 5 cm de profundidad en un suelo blando y compacto.

Ajo

Es una hortaliza que resiste muy bien al frío, de hecho, se siembra entre octubre y diciembre, y si se cultiva al aire libre, no necesita riego de apoyo. El ajo es una hortaliza rica en compuestos azufrados que determinan su fuerte olor, y tiene propiedades antioxidantes y antihipertensivas, por lo que se recomienda para quienes padecen hipertensión. Es rico en fibra y vitaminas y debe consumirse en cantidades considerables.

Amarillo/Naranja

El segundo color que tenemos en cuenta para la siembra de nuestro jardín es el amarillo/naranja de las verduras como la calabaza, la zanahoria, la pimienta. La coloración típica e inconfundible se debe a la presencia de betacaroteno, que es transformado por el organismo en vitamina A, estos vegetales también contienen vitaminas pertenecientes a los grupos B, C y E, almidones y minerales.

Calabaza

Tomaremos la calabaza como ejemplo. Las semillas conservadas de las calabazas consumidas en el invierno anterior, se pueden colocar directamente en el suelo en número de 3-4 en pequeños agujeros no demasiado profundos 2-3 cm, a una distancia entre ellos de al menos 1,5 m., esto se debe a que las calabazas necesitan mucho espacio para crecer, y por lo tanto desarrollar una gran cantidad de vegetación, especialmente en longitud. El consejo es sembrarlas fuera del campo, para no molestar a las otras plantas. Necesitan mucho sol y, en los meses más cálidos, un buen soporte de agua.
Típicamente, se cosechan en septiembre-octubre, y si se conservan en un lugar fresco y seco, duran todo el invierno. La calabaza tiene muy pocas calorías, se puede considerar una verdura dietética, mientras que es muy rica en vitamina A y otros elementos minerales importantes como el hierro, el calcio y el potasio.

Azul/Violeta

El tercer color que analizaremos para la siembra del jardín es el color azul/violeta de las berenjenas. Las antocianinas, que son pigmentos, se encuentran presentes para su coloración. Las principales propiedades nutricionales de estas verduras son antioxidantes.

Berengena

Estas se cosechan de verano a otoño y sus opciones de cultivo son mayores si se cultivan a partir de semillas. Una vez que la planta está lista para ser trasplantadas las colocaremos en hileras. En su crecimiento necesitan espacio, por lo que se recomienda dejar unos 60 cm de separación entre cada una de ellas. Para ello, realizaremos un agujero en el que incorporaremos la planta y le añadiremos estiércol y compost. Es recomendable que el suelo esté húmedo, necesita un buen número de horas de sol y evitar su exposición a temperaturas inferiores a los 10º C, además es una planta que requiere de agua en abundancia. Realizando estas tareas con diligencia a los dos meses podremos recoger los primeros frutos.  A nivel nutricional tiene un alto contenido en agua, minerales como fósforo y potasio y en menor cantidad pero también presentes hierro y calcio. Es una buena fuente de antioxidantes y rica en vitaminas C, A, B1 y B2

Verde

El cuarto color es el verde, quizás el más inmediato cuando se piensa en verduras. Esta familia de colores incluye calabacines, espinacas, ensaladas, coles, judías verdes, etc. Todos ellos son vegetales bajos en calorías, ricos en folatos y carotenos, es decir, provitamina A.

Espinacas

En este artículo sobre la siembra de hortalizas, damos como ejemplo la espinaca, que se puede cultivar en siembra directa prácticamente todo el año.

Los únicos meses a evitar son los que corren el riesgo de heladas, ya que los brotes pequeños se resienten. Se pueden sembrar e ir raleando después y para hacer que las hojas de la planta crezcan mejor. Es una planta que necesita mucha agua, evitando el exceso de agua para que no se “cueza” la planta y amarilleen las hojas. A nivel nutricional son ricas en ácido fólico y vitamina C, pero son famosas y conocidas por su gran ingesta de hierro.

Rojo

La quinta y última coloración que queda por investigar para completar la siembra del jardín por color, es la del rojo del tomate. El cultivo ecológico del tomate será objeto de numerosos episodios y análisis en profundidad en nuestro blog.

Tomate

En esta sección de color, como no podía ser de otra manera, mencionamos las propiedades nutricionales de esta deliciosa fruta, el alto contenido de vitamina C, sólo 200 gramos de tomate crudo para cubrir el 44% de las necesidades diarias de vitamina C, y la presencia de licopeno, un antioxidante carotenoide, del que el tomate es la principal fuente.

Pues bien, en este artículo hemos hecho un resumen de las verduras que podemos elegir para sembrar nuestro huerto, momento fundamental para un cultivo ecológico, estudiándolas por su color y propiedades nutricionales. Le remitimos a los próximos artículos para el estudio específico de los principales cultivos de primavera y verano.

Esta web utiliza cookies puedes ver aquí la política de cookies. Si continuas navegando estás aceptándola