Saltar al contenido
Cómo lo hago

Poda del olivo, técnicas y consejos

Poda del olivo, técnicas y consejos

Hoy en día estamos tratando un tema técnico que está cerca del corazón de muchos entusiastas, la poda del olivo.

El olivo, es sin duda uno de los cultivos más presentes en nuestras tierras y está históricamente ligado a nuestro territorio. La poda adecuada es uno de los aspectos esenciales del crecimiento racional y productivo de este árbol. Una poda bien hecha le permite tener una buena cosecha y producir un excelente aceite de oliva virgen extra.

Veamos, pues, en este artículo, las diferentes formas de dirigir el crecimiento en nuestros árboles. Y cómo se realiza la poda del olivo en diferentes épocas, tratando de dar una indicación de las diferentes fases de la larga vida de este precioso árbol.

Olivo

El olivo, científicamente conocido como Olea europaea, es uno de los árboles frutales más antiguos utilizados para el consumo humano. Es autóctono de los países de la ribera del Mediterráneo y pertenece a la familia botánica de las Oleáceas.

Es un árbol muy longevo, que pasa por diferentes fases de la vida. La fase inicial de crecimiento, después de la plantación, dura unos cuatro años.

De cuatro a ocho años de edad, si la planta ha sido bien cuidada, regada en las épocas más secas, fertilizada con abono verde, podada correctamente, comienza la primera fase de producción. La producción también irá creciendo con el tiempo.

Desde los 8 años el olivo comienza su maduración, que dura unos 40-50 años, donde se estabiliza la producción. De 50 a 60 años en adelante, comienza el envejecimiento. Bajo condiciones favorables de suelo y clima, la planta puede envejecer durante cientos de años.

El sistema radicular y el tronco

El sistema radicular del olivo es bastante superficial, no suele superar el metro de profundidad. Las raíces, sin embargo, se extienden muy horizontalmente.

El árbol tiene un tronco cilíndrico, de color gris y forma retorcida.

La madera del olivo es una de las mejores de todas, porque es dura y pesada.

En la base del tronco, llamado tocón, se generan cada año muchos retoños basales, que deben ser retirados con las herramientas adecuadas para la poda.

Ramas y hojas

El olivo es un árbol de hoja perenne, con una actividad vegetativa continua que sólo se ralentiza en invierno. Las hojas aparecen en las ramificaciones de forma opuesta. Son de forma elíptica, coriáceas y tienen un pequeño peciolo. La cara inferior es de color blanco plateado, mientras que la superior es típicamente verde. Los cogollos, a partir de los cuales se generan nuevas ramificaciones, son de dos tipos:

  • Axilar
  • Apical, es decir, aquellas de las que continúa el crecimiento de la planta.

Los brotes también pueden serlo:

  • A base de madera, es decir, que da lugar a órganos vegetativos como brotes y hojas.
  • Floración o fruto, dando vida a los órganos reproductivos
  • Mixto

Flores y Frutos

Las flores, hermafroditas, son pequeñas, de color blanco, agrupadas en inflorescencias en racimos en un número que varía de 10 a 15. El árbol emite sus inflorescencias en las axilas de las ramas del año anterior. Dependiendo del clima, la inflorescencia comienza entre marzo y abril. Dependiendo de la variedad, la floración comienza en mayo y termina a más tardar en junio.

Los frutos, que todos conocemos, son aceitunas: drupas globosas, de forma, color, tamaño y posibles usos según la variedad cultivada.

Por qué es importante la poda del olivo

Abordemos de inmediato un falso mito, que si el olivo no se poda, la planta no produce.

Esto no es cierto.

Lo cierto es que un olivo bien podado aumenta su producción y facilita la recolección. De hecho, el primer problema que surge frente a un olivo que no ha sido podado es sin duda el de la recolección.

El olivo es una planta que de forma libre tiende a crecer hacia arriba. Así que imagina una planta de 8 metros. La cosecha, en tales casos, se vuelve costosa y difícil de realizar.

Cuando hablamos de producción limitada, las aceitunas se pueden recoger a mano. Pero mucho más conveniente es el uso de maquinaria como vareadores.

Al recoger de esta manera tenemos un aceite de oliva de mejor calidad, ya que recogemos las drupas verdes, cuando todavía están en la planta.

Evitando que la aceituna caiga al suelo obtendremos un aceite virgen extra de buena calidad.

Si el fruto cae al suelo por sí solo, se corre el riesgo de que éste se pase en maduración y comprometer así la calidad del aceite obtenido del mismo.

Por lo tanto, los objetivos de la poda del olivo son:

  • Preservar la plena eficiencia de la copa del árbol
  • Racionalizar el crecimiento y el número de ramas frutales, también en base a la técnica de cosecha utilizada.
  • Mantener equilibrada la relación entre la superficie foliar y la madera del árbol
  • Permiten una circulación óptima del aire en el interior de la corona, que también debe estar bien expuesta a la luz.
  • Reducir la producción excesiva, para evitar el fenómeno de la producción alternada.

Poda del olivo en las diferentes fases de crecimiento

La poda del olivo varía según la etapa de vida del árbol. En los primeros años de cultivo, cuando la planta crece y toma su forma, estarán muy contenidas. En la fase adulto joven, cuando la producción esté a pleno rendimiento, se realizará una poda de intensidad media.

Durante el período de envejecimiento del árbol, cuando el fenómeno de producción alternada es más fuerte, se llevará a cabo una poda más incisiva.

¿Cuándo debo podar el olivo?

Dependiendo de la época del año en que se pode el olivo, existen dos tipos de poda:

Poda seca o de invierno, que incluye la mayor parte de la poda. Este tipo tiene lugar durante el período de descanso vegetativo entre enero y marzo.

La poda en verde, también conocida como poda de verano, se limita a la eliminación de retoños basales o varetas. Esta tiene lugar entre abril y julio.

Cómo podar el olivo

Veamos ahora las diferentes operaciones a realizar en la poda del olivo.

Poda agrícola para dar forma a la planta

En la fase inicial de crecimiento se realiza la primera operación de poda del olivo. Este tipo de intervención se lleva a cabo a menudo en viveros.

Al podar el árbol joven, se determina la forma futura del árbol.

Forma de vaso policónico

Entre las diferentes formas de cultivo del olivo, el vaso policónico es uno de los más extendidos. El tallo de la planta, que se corta a una altura de 100-110 cm, se ramifica en 3 o más ramas principales, que darán al árbol su forma final. La forma del vaso policónico es un marco que permite una excelente ventilación del dosel, evitando la infestación excesiva de la vegetación.

A esta poda inicial le sigue la poda de formación, que se utiliza para imprimir mejor la forma deseada. Esto se hace eliminando las ramas que cuelgan bajo el punto de andamiaje, lo que podría interferir con la forma de reproducción planificada.

Forma del arbusto

Otra forma, menos utilizada, es el arbusto. Esta forma se obtiene al no realizar ningún tipo de poda durante los primeros 8-10 años de vida del árbol. La excepción es el adelgazamiento de las ramitas basales pequeñas en los primeros 50 cm, que debe realizarse después del trasplante o al final del primer año.

Cuando la planta se desarrolla se obtiene un arbusto en forma de globo con varios brotes. Está contenida en altura, con podas más o menos drásticas a partir de los 10 años. De esta manera se consigue una forma muy similar a la que tendría el olivo de forma natural. La poda es necesaria periódicamente con esta forma.

Forma de globo

Similar al arbusto es la forma de globo terrestre, con una base que se realiza a 60-80 cm. del suelo. Las ramas se desarrollan a partir de esta altura en un orden no establecido, alcanzando diferentes alturas con ellas. En general, observada a lo largo de los años, la planta adquiere una forma globosa.

Forma de vaso tupido

Por otra parte, existen formas bajas de reproducción, como el jarrón espeso, que se obtiene empalando la planta a una altura de 60-70 cm del suelo, dejando 3-4 ramas inclinadas hacia el exterior, o utilizando 3-4 plantas plantadas a corta distancia, a no más de un metro de distancia entre sí. La planta se mantiene baja con poda posterior, lo que favorece las ramas hacia el exterior y no hacia arriba.

Forma monocónica

Por último, está la forma monocónica que es mucho más simple cuando se poda.

Para establecer la planta con esta forma de cultivo, se realiza una poda de formación durante los dos primeros años de vida, con el fin de eliminar las ramificaciones basales durante los primeros 90-100 cm. En esta forma las ramas principales se distribuyen en forma de hélice a lo largo del tronco. Tienen una longitud decreciente de abajo hacia arriba. La parte superior, de hecho, es muy ligera para evitar sombrear la parte inferior.

En general, todas las podas se realizan durante el período de poda seca o de invierno.

Poda de producción

La poda de producción del olivo se utiliza para podar plantas adultas con fines diversos. La principal es renovar las ramas de fruta, eliminando o acortando totalmente un cierto número de ramas. Esto sirve para limitar la competencia entre las propias ramas dentro del dosel. La poda de producción se realiza tanto en invierno como en primavera y verano. En el primer caso, el dosel y las yemas se aligeran cortándolas (poda en seco). En el segundo caso, eliminar las varetas basales (poda en verde). Ten en cuenta que el olivo fructifica en las ramas del segundo año y que los jugos se pueden quitar incluso en invierno.

Ramas del fruto

Racimos

Las ramas de los frutos son el racimo y la rama mixta, mientras que en plantaciones viejas de dos o más años se pierde la vegetación, ya que no hay gemas vitales normales. Al mismo tiempo, sin embargo, a pesar de la madera vieja, la planta se reequilibra, porque es capaz de emitir nuevas cacerías a partir de los brotes latentes.

Ramas mixtas

En cambio, en las ramificaciones mixtas, las yemas terminales y los primeros pares de yemas subyacentes se desarrollan con madera. La rama, que sigue creciendo, comienza a pesar y a caer, formando los mejores portadores de frutos.

En el punto de flexión máximo, la rejilla emite nuevas ramitas. Algunas de estas ramitas deben ser removidas, otras serán usadas para reemplazar la misma ramita cuando esté agotada o estirada demasiado tiempo.

A la hora de podar el olivo para la producción, deben tenerse en cuenta estas particularidades, que permiten rejuvenecer y aproximar progresiva y regularmente la rama fructífera de la rama parental.

La poda correcta de la producción logra los objetivos de una mejor distribución de la vegetación en la planta. Además, se mantiene la forma de cría elegida y se estimula la formación de nuevas ramas frutales.

Poda de reforma o rejuvenecimiento

Otras operaciones de poda de olivos son las de reforma o rejuvenecimiento. Éstos se hacen cuando se desea cambiar la forma del árbol o rejuvenecerlo porque es demasiado viejo.

En este caso, también se realizan cortes vigorosos en invierno. Estos cortes se utilizan para eliminar una o más ramas, dependiendo de si el objetivo es restaurar o rejuvenecer la forma de crianza de la planta.

En estos casos las ramas viejas pueden ser reemplazadas por nuevas emergentes.

La para la recuperación, también es parte de este tipo de operación. La finalidad de la poda es eliminar la madera muerta o la madera gravemente dañada por enfermedades.

La poda para reforma o rejuvenecimiento es una operación muy agotadora, que toma tiempo para obtener resultados. Además, es necesario hacerla en etapas posteriores. Al final, sin embargo, esta técnica dará al olivo una segunda juventud.

Precauciones adicionales para la correcta poda de los olivos

Para la correcta poda del olivo le sugerimos que las sierras, hachas y tijeras estén siempre bien afiladas.

Otra sugerencia es podar cuando no haya riesgo de lluvia. También es importante que los cortes más grandes se traten con mezcla de Burdeos (permitido en la agricultura ecológica) y masillas especiales. Esto ayuda a evitar el riesgo de infección del árbol.

Finalmente, le recomendamos que tenga extremo cuidado cuando tenga que subirse al árbol para hacer cortes. Las caídas de los olivos son uno de los accidentes más frecuentes que se producen en nuestro campo. Es mejor utilizar escaleras de aluminio que son ligeras para el transporte y que pueden anclarse bien al suelo, que aventurarse (con las manos ocupadas) en situaciones de equilibrio precario.

Esta web utiliza cookies puedes ver aquí la política de cookies. Si continuas navegando estás aceptándola