Saltar al contenido
Cómo lo hago

Alejar los caracoles de nuestro huerto o jardín de forma natural

Hoy hablamos de cómo mantener a los caracoles (o babosas) lejos de nuestro jardín o huerto orgánico. Por muy bonitos que sean estos moluscos, son una presencia muy conocida y temida por los agricultores. Son, de hecho, una molesta amenaza para nuestros cultivos, aunque muy apreciados en otros sectores, como la alimentación y la salud. En nuestra opinión, los caracoles también tienen una connotación simbólica, representan el imaginario del cultivo orgánico. ¿Quién de vosotros no ha encontrado nunca en una lechuga una hoja consumida o una concha pequeña? Esta es una prueba tangible de que no se han llevado a cabo tratamientos fitosanitarios en esa ensalada

De todos modos, hoy vemos cómo mantener a los caracoles alejados de nuestras verduras.

Caracoles (o babosas)

El caracol es un molusco invertebrado, es decir, sin esqueleto, y pertenece a la gran familia de los gasterópodos pulmonares terrestres. Por las razones explicadas anteriormente, en este artículo trataremos de entender cómo retirar los caracoles de nuestro jardín biológico, al mismo tiempo que tratamos de preservarlos, sin necesariamente tener que matarlos.

La diferencia entre caracoles y babosas

Es importante distinguir entre los caracoles con cáscara conocidos como caracoles (género Helix):

y caracoles sin cáscara, conocidos como babosas o caracoles rojos (género Limax):

El caracol tiene un cuerpo blando cubierto de moco. Se mueve arrastrándose con la parte inferior del cuerpo que libera un rastro de baba brillante y espumosa. La baba tiene la tarea de lubricar el suelo creando menos fricción durante el movimiento del molusco. En la cabeza tiene cuatro tentáculos, dos de los cuales ubicados en la parte superior de los ojos y dos por debajo. Estos tentáculos actúan como sentidos del gusto, olfato y tacto y en caso de peligro se retraen. Naturalmente, dentro de las diferentes familias, hay docenas de especies diferentes, con diferentes características. Aquí nos limitaremos a consideraciones generales.

El clima y el período preferido por los caracoles

Los caracoles para el desarrollo y la proliferación aman las estaciones lluviosas. Por lo tanto, les encanta el otoño y la primavera, y en general las condiciones climáticas húmedas. Por lo tanto, en algunas zonas se pueden encontrar en cualquier época del año, dependiendo esencialmente del microclima.

Problemas que causan los caracoles en el huerto

Ya sean caracoles o babosas, estos moluscos causan una serie de problemas en nuestro huerto orgánico. Estos problemas los convierten en una verdadera pesadilla para nuestros agricultores domésticos. El más obvio es el daño a ciertos tipos de cultivos. Estamos hablando de verduras como la ensalada, espinacas, coliflor, brócoli, col, albahaca, acelgas y muchas otras. Si el ataque del caracol se lleva a cabo en las primeras etapas del crecimiento vegetativo de la planta, existe el riesgo es que toda la cosecha sea destruida.

Ataque de babosas en la ensalada

Los caracoles salen de la tierra para hacer sus propios banquetes en el jardín, por lo general por la noche, pero después de fuertes lluvias se puede encontrar tranquilamente incluso durante el día.

Clavo en hoja

Otro problema muy desagradable que causa los caracoles durante su ciclo de vida es la liberación de excrementos y huevos negros en las plantas afectadas, que se lavan fácilmente de las partes afectadas, pero que siguen siendo realmente molestos.

Remedios naturales para mantener a los caracoles alejados de las plantas

Para mantener los caracoles alejados de nuestro jardín y huerto, y para evitar los daños descritos anteriormente, sin utilizar pesticidas y tratando de preservar la vida del molusco, es necesario tratar de cambiar de perspectiva e identificarse con sus características intrínsecas. En primer lugar, el caracol se mueve arrastrándose por el suelo y tiene un cuerpo blando muy sensible e irritable. Obstruir el movimiento puede, por lo tanto, alejar con seguridad los caracoles de las plantas que nos interesan para que se vayan a otra parte, por lo tanto, veamos, en la práctica, cómo actuar, presentando una serie de remedios naturales que podemos llamar mecánicos.

Ceniza de madera mezclada con granos de café

Un primer remedio que sugerimos es el uso de ceniza de madera mezclada con granos de café. Ambos materiales, muy absorbentes y pastosos, dificultan el movimiento de los caracoles, que, al encontrarse con ellos en el camino, decidirán alejarse, para no correr el riesgo de empantanarse.

Tanto la ceniza de la madera como el poso del café se pueden utilizar individualmente. Sugerimos mezclarlas para evitar algunas contraindicaciones de que el uso excesivo de uno u otro elemento pueda llevar al suelo, en particular, la ceniza de madera se utiliza en sí misma como fertilizante del huerto orgánico. Contiene potasio, uno de los elementos fundamentales para el crecimiento saludable de las plantas. Sin embargo, como en todas las cosas, no debemos sobrepasarnos: un exceso de potasio puede ser negativo, sobre todo en suelos ya ricos en nutrientes. Al mezclar la ceniza con los granos de café, se alivia este posible problema.

Cenizas de madera

Recomendamos el uso exclusivo de ceniza de leña, como el uso de una chimenea o estufa. Evitar absolutamente los residuos de cenizas de las estufas de pellets, ya que éstas son un material tratado químicamente, y por lo tanto la ceniza contiene residuos químicos que no queremos que estén presentes en nuestro terreno de cultivo, otra recomendación es integrar el compuesto repelente periódicamente, especialmente después de fuertes lluvias

Cáscaras de huevo picadas

Otro remedio para quitar los caracoles, similar al que se ha visto anteriormente, es el uso de cáscaras de huevo picadas. Estos deben ser colocados alrededor de las plantas en peligro de ser atacadas.

Cáscaras de huevo picadas

Como puede imaginar, las cáscaras de huevo picadas son muy afiladas. Esto hace que el suelo sea impermeable al cuerpo blando de los caracoles. Tenga en cuenta que incluso en este caso estamos trayendo materia orgánica al suelo. En comparación con la ceniza y el café, el huevo se degrada a un ritmo más lento, por lo que no es necesario integrarlo repetidamente.

Polvo de azufre

También en este caso se trata de un remedio mecánico. El polvo de azufre es un producto orgánico. Además de ser un fungicida eficaz, también es un verdadero repelente natural para muchos insectos del jardín, como la mosca blanca y la araña roja. De esta manera, se puede disuadir a los caracoles de acercarse a las plantas dañándolas. Al mismo tiempo, protegerá las plantas de otras plagas y es importante que el polvo de azufre sea 100% puro.

Plantas repelentes

Los caracoles son muy sensibles a la presencia de algunas plantas que evitan cuidadosamente. Así que podemos usar estas plantas para crear una barrera natural. Entre las más eficaces se encuentran la ortiga,  la mostaza amarilla, el perifollo y el berro. Todas son plantas útiles no sólo para mantener alejados a los caracoles, sino también para otros insectos dañinos como los chinches verdes.

Mostaza amarilla

Si crear una barrera hecha de plantas es difícil para ti, puedes superarla obteniendo partes de las plantas mismas. Cortarlas y esparcirlas en el suelo reproducirá el mismo efecto de la barrera, y además aportará materia orgánica al suelo.

Técnica del alambre de cobre

Un simple alambre de cobre puede ser utilizado para crear una barrera protectora adicional para mantener alejados a los caracoles. Sólo rodee el perímetro del jardín con alambre de cobre que descansa en el suelo. De esta manera, los caracoles, al gatear, se encontrarán con el alambre y recibirán una pequeña descarga eléctrica, que los alejará sin matarlos.

Crear áreas sombreadas y húmedas

Como se mencionó anteriormente, los caracoles son atraídos por la humedad, lo que les permite distraerse y mantenerse alejados del huerto. Todo lo que tiene que hacer es crear zonas de sombra y humedad, utilizando madera podrida, ladrillos perforados, piedras y restos de mantillo, colocados en rincones oscuros. De esta manera, los caracoles se reunirán en estas áreas y a la primera luz del amanecer podrán ser recogidos. Bastará con ponerlos en un cubo y alejarlos, al menos 300 metros.

Remedios biológicos para sacar caracoles del jardín

Todas las técnicas enumeradas anteriormente son totalmente eco-sostenibles y respetan la vida de los caracoles, es decir, los mantienen fuera del camino en lugar de eliminarlos, pero para que conste, no podemos evitar presentar otros remedios, más definitivos, pero todavía ecológicos y sin el uso de pesticidas. Veamos qué son.

Cerveza

El remedio más conocido y utilizado para eliminar los caracoles del jardín es la cerveza. El sistema es simple, sólo un platillo o un recipiente no muy alto, lleno de cerveza. Los caracoles terminan en el platillo y quedan atrapados ahogándose. Para nuestro consuelo podemos pensar que morirán borrachos y felices, es evidente que la cerveza y el recipiente deben ser renovados con frecuencia, dependiendo de la intensidad de la presencia de caracoles.

Recipiente con cerveza

Fosfato de hierro

Aquellos que practican la agricultura ecológica de forma profesional y se enfrentan a graves invasiones de babosas, suelen utilizar el ortofostático de hierro para eliminarlas. Es un producto permitido en la agricultura ecológica. El hierro tiene un efecto molusquicida y elimina los caracoles por aspersión en el suelo. Este producto es por lo tanto muy utilizado y muy eficaz.

Los gansos o las gallinas de Guinea

En particular, los caracoles del género Helix, además de ser un manjar para el consumo humano, son un manjar para las aves. Los gansos indios son capaces de hacer redadas reales sobre ellos.

Gansos de la India

Si nos damos cuenta de que la presencia del molusco es inmanejable e inoportuna, entonces, podemos recurrir a un par de estos gansos, que resolverán el problema a su forma de una manera definitiva. Si los gansos que corren son difíciles de conseguir, se pueden utilizar gallinas faraonas, mucho más fáciles de encontrar. Una recomendación importante: si no se pueden mantener los gansos y las gallinas en el jardín y criarlas, evite comprarlas y pedirlas prestadas a algún granjero o criador cercano.

Otros depredadores: aves e insectos

Otros depredadores de los caracoles son las aves, de diferentes especies. Una idea podría ser la construcción de casas especiales. Aquí las aves serán facilitadas para construir sus propios nidos y se convertirán en comedores de caracoles. Tenga cuidado, sin embargo, porque además de caracoles y babosas también podría alimentarse de los frutos del huerto, por lo que debe tener mucho cuidado con esta solución. En algunos casos, la presencia natural de aves puede ser más deseable que cualquier otra cosa, sin proporcionar una atracción directa en el huerto.

Por último, los caracoles son muy atractivos para algunos insectos depredadores, uno de los cuales es la luciérnaga. Desafortunadamente, encontramos esto último en la etapa adulta sólo en el período de finales de la primavera y principios del verano.

Conclusiones

Como hemos visto, existen numerosos remedios naturales para alejar los caracoles de nuestro huerto ecológico. Queremos subrayar que no es necesario pensar en soluciones drásticas y definitivas. Los caracoles pueden ser un recurso precioso y ciertamente son un elemento de la biodiversidad que hay que preservar.

Esperemos que hayas disfrutado el artículo.

Esta web utiliza cookies puedes ver aquí la política de cookies. Si continuas navegando estás aceptándola