Saltar al contenido
Cómo lo hago

Cómo eliminar las hormigas de las plantas

como eliminar hormigas de plantas

Eliminar las hormigas de nuestro huerto, nuestro jardín o nuestra terraza no es una cosa simple. Estos insectos pueden ser un problema serio para nuestros cultivos y más allá. Cualquiera que se preocupe por un huerto o un jardín se ha encontrado, tarde o temprano, con el dilema de cómo eliminar las hormigas de sus plantas. Aunque aparentemente son simples criaturas, estos insectos se encuentran entre las formas de vida más evolucionadas de nuestro ecosistema, con la sociedad más compleja y organizada del mundo animal.

Por supuesto, no todo su trabajo es negativo, tienen algunas funciones importantes dentro del ecosistema. Por esta razón, la mejor estrategia que creemos que debemos recomendar es contener el daño y evitar el uso de pesticidas. En esencia, sería una buena idea alejarlos en lugar de eliminarlos.

En este artículo proponemos una serie de remedios biológicos, desde los disuasivos hasta los más eficaces. Pero primero conozcamos mejor a este insecto.

Hormigas

Formicidae, nombre científico. Formicidas, son una vasta familia de insectos de la orden de los Himenópteros.
Los expertos especulan que las hormigas aparecieron en la tierra hace más de 150 millones de años. Por lo tanto, es una de las formas de vida más antiguas que aún existen en nuestro planeta.
Existen varios miles de especies de hormigas. A nivel morfológico, tienen un cuerpo dividido en 3 partes distintas, llamadas cabeza, tórax y abdomen. De estas partes del cuerpo parten otros apéndices: las patas, las alas y las antenas. La presencia de las alas hace que las hormigas encajen en el orden de los himenópteros, palabra de origen griego que significa alas membranosas.

Otras especies de insectos que pertenecen a este orden son, por ejemplo, las abejas y las avispas. Sin embargo, a diferencia de estas últimas, en las hormigas las alas están presentes sólo en los individuos destinados a la reproducción: machos y reinas.
A veces las alas están completamente ausentes, o se pierden durante la vida del insecto. En algunas especies, por ejemplo, las reinas, después de la fecundación, desprenden las alas para utilizarlas como reserva de alimento.
Otra característica física de las hormigas es la picadura, poderosa y activa en las especies más primitivas. En algunas especies más avanzadas se ha perdido, reemplazado por armas químicas más eficientes como el ácido fórmico.
La presencia de una picadura atestigua la estrecha relación entre las hormigas y las avispas, de donde se cree que se originaron.

Organización social de las hormigas

Para entender cómo eliminar las hormigas o, mejor aún, alejarlas de nuestras plantas, puede ser útil entender su organización social.
Por definición, son seres “sociales”, porque viven y trabajan juntos para sobrevivir. La capacidad de las hormigas para colaborar entre sí es única; esta virtud les ha permitido desarrollar métodos muy eficientes para transportar alimentos y defender la colonia. Su socialidad es tan impulsada que se les llama insectos eusociales.

Las principales características de la organización social de las hormigas son:

  • División de Trabajo Reproductivo;
  • Solapamiento de más de dos generaciones en el nido;
  • Crianza cooperativa de crías.

En las formas más evolucionadas las colonias son verdaderos superorganismos, ya que las hormigas parecen actuar como una sola entidad.
Los roles dentro de la colonia pueden resumirse de la siguiente manera.
En primer lugar está la reina, madre de todas las hormigas del hormiguero, con la única tarea de poner huevos. Luego está el “rey”, es decir, el macho, que sólo sirve para el acoplamiento, después de lo cual muere.

Los huevos fertilizados producen hormigas estériles, divididas en tres categorías:

  • Pequeñas obreras, con la tarea de cuidar de la reina y las larvas;
  • Grandes trabajadores, especializados en la recolección de alimentos;

Hormigas guerreras, más grandes que las otras porque tienen mandíbulas poderosas, que tienen el papel de defender el hormiguero.

Comunicación de hormigas

Otra cosa interesante es entender, antes de mirar los métodos para eliminar las hormigas, su sistema de comunicación. Esto sucede a través de la liberación de feromonas, que no son más que rastros de olores. Estos olores se perciben a través de las antenas sensibles y se liberan para ser seguidos por los miembros operativos del hormiguero. Por ejemplo, cuando las hormigas van en busca de comida en grupos, el miembro que encuentra comida marca un camino de regreso al hormiguero. Este camino es seguido por otras hormigas que, una vez alcanzada la comida, regresan a la colonia en grupo siguiendo el mismo camino y marcándolo con señales químicas adicionales. Cuando la fuente de alimento se agota, dejan de marcar el camino y el olor se desvanece lentamente.
Este sistema de comunicación aumenta las tasas de supervivencia de la especie, incluso cuando hay cambios ambientales significativos. Para darle otro ejemplo, si una ruta establecida para una fuente de alimento es bloqueada repentinamente por un obstáculo, una hormiga la deja para explorar nuevas rutas. Si tiene éxito, deja un nuevo rastro de feromonas que marca el camino más corto incluso hasta el regreso. Las rutas ganadoras son seguidas por varias hormigas, de manera que para la búsqueda de comida siempre se sigue el mejor camino.

Daños en los cultivos causados por las hormigas

Asumiendo que las hormigas son una especie de insectos evolucionados y excepcionales, llegamos a la parte negativa. ¿Qué daño pueden causar las hormigas a nuestros cultivos?
En primer lugar, las hormigas son portadoras de plagas de insectos de los cultivos, sobre todo de la cochinilla. Se sabe que estos insectos producen melaza, un líquido dulce y pegajoso que unta los cultivos. Los pulgones y la cochinilla segregan melaza cuando se alimentan de la savia de la planta. A las hormigas les encanta este melazo, ya que es muy rico en azúcar. Para tenerlo siempre disponible, las hormigas crían pulgones o cochinillas, creando una relación simbiótica con ellos. Durante el invierno albergan insectos en la hormiga. Desde la primavera los transportan sobre las plantas, trayendo consigo daños a los cultivos. Si usted nota una infestación de pulgones en sus plantas, puede estar seguro de que habrá hormigas detrás de ella.

Otro daño directo que las hormigas pueden causar es la erosión del sistema de raíces de las plantas o partes de ellas. Si crecen cerca de un hormiguero, es muy fácil que dañen sus raíces, especialmente al principio de su crecimiento. El ataque a veces puede ser letal para la planta y ciertamente causa un retraso en el crecimiento del sistema radicular.
Otro daño directo a las hormigas es que son muy hábiles en quitar las semillas. Los daños pueden ser considerables si la siembra se realiza a mano en una superficie limitada. Hemos visto antes cómo las hormigas están súper organizadas en la recolección de alimentos, por lo que se necesita poco tiempo para quitar la mayoría de las semillas.

Cómo eliminar hormigas de las plantas, bio remedios

Veamos ahora cómo eliminar las hormigas de nuestro jardín. En primer lugar, sin embargo, hay que señalar que su eliminación total es casi imposible, sobre todo porque, como hemos visto, están muy organizadas. Es un insecto capaz de sobrevivir incluso en las condiciones más difíciles. Por lo tanto, lo mejor que se puede hacer es buscar una coexistencia equilibrada. En nuestro caso, debemos defender en la medida de lo posible lo que más nos interesa, como sabemos, nuestras plantas.
Otro punto: como siempre, le aconsejamos que no utilice pesticidas tóxicos peligrosos, que envenenan el medio ambiente y que, en cualquier caso, no resuelven el problema. En lo que a nosotros respecta, siempre recomendamos referirse a los productos permitidos en la agricultura ecológica.

Jabón de potasa suave y jabón de Marsella

Ya les hemos hablado del uso de jabón de Marsella y de jabón blando de potasa como pesticidas naturales. También para eliminar las hormigas es eficaz su uso, especialmente el de jabón de potasa blanda. Una formulación específica de la planta se puede encontrar aquí.
Simplemente prepare una mezcla de jabón suave y agua y rocíela directamente sobre las hormigas o partes de la planta adheridas a ellas.

Las hormigas mueren instantáneamente y con ellas también los áfidos. Además, el melazo que queda en las plantas se lava con agua y jabón.
La limitación de este recurso es que tiene una acción local, es decir, actúa por contacto. Así que no es seguro que las hormigas no regresen al mismo lugar para hacer daño.
Evitemos también la pulverización de la solución sobre partes de la planta en flor, centrándonos únicamente en los troncos, tallos y hojas.

Otro remedio bastante incisivo permitido en la agricultura ecológica para eliminar las hormigas es el piretro, especialmente en forma de polvo. Para más información le sugerimos que lea nuestro artículo sobre el piretro y los límites de su uso.

Boro

Para las hormigas, el boro es un elemento químico que causa toxicidad. Por lo tanto, puede utilizarse eficazmente como repelente o insecticida para eliminar hormigas.
Por ejemplo, usted puede rociar alrededor del tallo de la planta de talco común (que contiene ácido bórico) y por un tiempo las hormigas se alejarán.
Muy efectivo es el uso del bórax (tetraborato de sodio). Es un importante compuesto de boro, que se encuentra comúnmente en los comercios del sector agrícola o de jardinería.
Con bórax se puede preparar una pasta con agua y azúcar, para aplicar sobre tarjetas que se dejarán en lugares estratégicos, en las laderas batidas por hormigas. Atraídas por el azúcar, las hormigas tomarán esta pasta para llevarla a la hormiga. Pero una vez ingeridos, morirán envenenados.

Hay otras sustancias para eliminar las hormigas que son fáciles de encontrar.

Por ejemplo, yeso, bicarbonato de sodio, polvo de azufre, ceniza de madera. También en este caso es aconsejable hacer una especie de círculo, una barrera alrededor del tallo principal de la planta, para mantener alejado al insecto.
También en el campo de los remedios caseros, muchos recomiendan la canela en polvo y el macerado de hojas de menta como repelente.

Esta web utiliza cookies puedes ver aquí la política de cookies. Si continuas navegando estás aceptándola