Saltar al contenido
Cómo lo hago

Procesionaria del pino. Remedios biológicos y riesgos para la salud

Procesionaria del pino. Remedios biológicos

Hoy queremos centrar nuestra atención en la procesionaria del pino. Un insecto muy peligroso, especialmente para la salud de los seres humanos y las mascotas, que lamentablemente entran en contacto con él. Por lo tanto, es importante aprender a reconocer a esta procesionaria del pino y mantenerse alejado de ella. Además, al estar presente en nuestros árboles, tratamos de entender cómo intervenir de forma segura y con tratamientos biológicos para eliminarlas. Uno de nuestros valiosos aliados en este sentido es el bacilo thuringiensis. Finalmente, explicaremos los procedimientos de primeros auxilios para humanos y mascotas en caso de contacto accidental.

La procesionaria del pino, cómo reconocerla y qué daño ocasiona

La procesionaria del pino es un lepidóptero perteneciente a la familia Taumetopeidi, especialmente T. pityocampa. El nombre vulgar proviene del hábito típico de las larvas de moverse en una sola fila, formando una especie de “procesión”.

Las larvas atacan principalmente a los pinos, pero también alerces y abetos. En estos árboles forman nidos inconfundibles y voluminosos, que los hacen fáciles de reconocer a simple vista.

Las larvas, de unos 30-40 mm, en el estadio adulto son pilosas, con la cabeza negra y el cuerpo grisáceo en el dorso. También tienen tonos ocres en el abdomen. El lomo tiene una capa gruesa de pelo castaño rojizo que le da a la larva un color rojizo oxidado.

Las mariposas adultas de la procesionaria, con unos 30/40 mm de envergadura, tienen alas grisáceas. Además, tienen estrías transversales parduscas, similares a la corteza de las plantas que atacan y sobre las que se camuflan muy bien.

Ciclo biológico

Las larvas de la procesionaria del pino usualmente construyen sus nidos en las puntas de los árboles, o en las intersecciones de las ramas laterales. De allí, salen al inicio de la primavera, empezando a nutrirse de las hojas. Las larvas suelen madurar a finales de mayo, cuando descienden de los árboles a lo largo del tronco. Se desplazan en típicas filas como procesiones y se dirigen al suelo donde se entierran a pocos centímetros de profundidad. Luego se vuelven crisálidas y se mantienen a corta distancia de las plantas que atacan.

Dependiendo de la zona, las larvas de la procesionaria se transforman en mariposas desde principios de verano hasta finales de julio. En este período comienza la fase de acoplamiento y la fase de ovideposición. En agosto, las larvas jóvenes inician una actividad dañina en las hojas del árbol y construyen nidos más ligeros. Al final del verano, con la llegada del período frío, comienzan a construir nidos más compactos. Dentro de estos pasarán el invierno hasta la primavera.

Por lo tanto, la procesionaria del pino lleva a cabo sólo una generación al año.

Daños a los árboles

La procesionario del pino causa daño cuando se encuentra en el estado larval. Las mariposas adultas, aunque molestas, no causan problemas directos. En los árboles el daño es diferente dependiendo de la edad de la larva, y puede ser de diferente intensidad.

Las larvas jóvenes, las que se forman durante el verano, atacan las hojas, que tienen forma de aguja. Todo lo que queda después de su ataque es un hilo correspondiente a la costilla central de la aguja del pino. Posteriormente se necrosan y secan y son utilizadas por las larvas para fortalecer el nido.

Las larvas adultas, las ivernantes, son aún más dañinas ya que se comen completamente las hojas. Tienen efectos desastrosos si el ataque es masivo. Además, si el ataque se perpetúa a lo largo de los años, el destino del árbol es la desecación total, y por lo tanto la muerte.

Daños en las personas

Las larvas de la procesionaria del pino también requieren especial atención por el daño directo que pueden causar a los humanos. Los pelos que cubren la parte superior de la larva, de hecho, son altamente urticantes porque contienen histamina, una sustancia muy venenosa. Son liberadas por las propias larvas como defensa. Normalmente se desprenden bajo la acción del viento, o pueden caer de los nidos.

Puesto que hablamos sobre todo de pinos, abetos y alerces, árboles que podemos encontrar en parques o bosques durante un paseo, la lucha contra la procesionaria del pino es obligatoria por ley para las distintas administraciones públicas.

Los pelos de la procesionaria del pino tienen una forma microscópica particular de gancho y se adhieren muy bien al área epidérmica. Las reacciones en humanos son diferentes dependiendo de la magnitud y el área afectada. Pueden variar desde una reacción alérgica fuerte hasta un choque anafiláctico.

En caso de contacto con la piel hay una erupción fuerte. Esto se extiende fácilmente no sólo a la parte directamente afectada, sino también al resto del cuerpo, a través del roce y la sudoración.

Sin embargo, si se inhala, hay irritación de las vías respiratorias, con las consiguientes dificultades debidas al broncoespasmo.

Si se ingiere, hay inflamación de las membranas mucosas de la boca y los intestinos, con vómitos y dolor abdominal.

En caso de contacto con los ojos, la conjuntivitis se desarrolla rápidamente. Si el contacto es severo puede haber una progresión hacia la ceguera.

Asesoramiento sobre daños ocasionados en humanos

El consejo en caso de contacto es ir inmediatamente al servicio de urgencias de un hospital para recibir la atención médica necesaria. Tenga cuidado de frotar lo menos posible para evitar la propagación del cabello. Si los ojos están afectados, lávese inmediatamente para eliminar el vello restante.

Te aconsejamos tirar la ropa que haya estado en contacto lo antes posible. Si no quieres tirarla, lávala por separado de las otras prendas, a temperaturas muy altas, manipulándola con guantes. Debes de ser consciente del peligro de este parásito.

Por último, una curiosidad, en algunas ocasiones puede haber síntomas de entomofobia sólo con ver las larvas de la procesionaria del pino perfectamente organizadas en fila única.

Daños a los animales

Las larvas de la procesionaria del pino son un peligro no sólo para los humanos sino también para los animales. El perro, así como el caballo, por ejemplo, que huelen o comen la hierba, pueden entrar en contacto con los pelos urticantes de la procesionaria y sufrir daños muy graves.

Los síntomas en los perros son bastante comunes y comienzan con una salivación intensa y anormal, causada por la inflamación de la boca. Si se ingiere, la inflamación también se presenta en el estómago y el esófago en una forma menos severa. La inflamación aguda puede progresar rápidamente, causando quemaduras y laceraciones reales, así como un agrandamiento de las partes de la boca del animal más afectado, un factor que puede causar asfixia del animal.

Daños de la procesionaria del pino en la boca de un perro

El consejo en estos casos es llevar al animal al centro veterinario más cercano. En la inmediatez se puede hacer un abundante lavado de boca con una solución de agua y bicarbonato. Tenga en cuenta que su perro puede ser agresivo debido al dolor y al choque, incluso si es un perro tranqquilo.

Cómo luchar contra la procesionaria del pino.

Control biológico y eliminación de nidos

Como ya se ha dicho, la lucha contra la procesionaria del pino se hizo obligatoria y son las distintas administraciones públicas las encargadas de abordar el control de este tan temino insecto que puede producir graves daños a bosques, personas y animales.

En el caso de zonas públicas como parques o zonas boscosas, es responsabilidad de la administración pública, los servicios fitosanitarios regionales y departamentos forestales estatales o autonómicos.

Sin embargo, también puede ser posible encontrar vegetación infestada en el propio huerto o en la propia tierra. Por lo tanto, es útil saber cómo intervenir en caso de infestación, aunque, dado el peligro del lepidóptero, es aconsejable ponerse en contacto con empresas especializadas y alertar a los servicios públicos locales.

Veamos en una sola planta cómo es posible intervenir de manera biológica.

Desmontaje mecánico del nido procesional

En primer lugar, es posible intervenir mecánicamente quitando el nido. Esta operación es muy delicada y muy peligrosa, por lo que el operador debe equiparse con todos los dispositivos de seguridad personal posibles (guantes, gafas, máscara, traje), y debe prestar atención al riesgo de caída al trabajar en la vegetación del árbol. Para ello, deberán utilizarse escaleras y agarres especiales.

Evidentente, esta operación puede hacerse progresivamente más problemática, y a menudo poco práctica, por el aumento en la altura del árbol. El nido una vez desprendido, con toda la rama, tendrá que ser quemado.

Una trampa mecánica

Una segunda técnica consiste en el uso de trampas masivas de naturaleza puramente mecánica. La trampa se coloca en el tronco del árbol y atrapa a las larvas cuando descienden a lo largo del tronco en una sola fila para llegar al suelo y enterrarse, es decir, a principios de la primavera.

Una trampa de este tipo es bastante eficaz y no demasiado cara.

La trampa de las feromonas

Otro tipo de trampa para el monitoreo y captura masiva de la procesionaria del pino es la trampa de feromonas.

Las feromonas no hacen más que reproducir las sustancias que emite la hembra de la especie para atraer al macho durante el período de la reproducción sexual, por lo tanto en pleno verano. La trampa tiene una doble función: en primer lugar sirve para la monitorización y en segundo lugar permite la captura masiva del macho para evitar la reproducción y, por tanto, la proliferación de la procesionaria.

La trampa debe colocarse en la parte superior para facilitar la entrada de polillas durante el proceso de aleteo. La feromona debe ser reemplazada cada 3 semanas.

Cabe destacar que este tipo de trampas no produce ningún tipo de impacto ambiental negativo, siendo totalmente inocuas para los seres humanos, las plantas y otros insectos.

Bacillus thuringiensis

El uso de la variedad kurtstaki de bacillus thuringiensis, un insecticida biológico del que ya hemos hablado en otros artículos, está muy extendido en los últimos años.

Bacillus thuringiensis es eficaz contra las larvas jóvenes de la procesionaria del pino que se forman en agosto después del período de reproducción. Este es el mejor estadio larval para actuar con éxito con este tipo de tratamiento.

Debido a su eficacia, bajo coste y propiedades no nocivas, el bacillus thuringiensis también se utiliza en grandes desinfecciones de zonas boscosas o parques, llevadas a cabo por las autoridades públicas competentes. Este es un remedio muy eficaz.

Si vas a realizar el tratamiento tu mismo, te recomendamos las mismas precauciones de uso que para la extracción mecánica de los nidos.

Insectos depredadores

En la naturaleza, la procesionaria del pino está controlada por varios insectos entomófagos.

Algunos ejemplos son:

  • Xanthandrus comtus, depredador Díptero Sírfido
  • Erigorgus femoratus, Hymenoptera Ichneumonidae
  • Dípteros taquínedos
  • Hormiga roja de la madera, lugubris, polyctena,
  • Himenópteros Calcidoides, Parasitoides u Oófagos

Conclusión

Estas son las técnicas de defensa biológica que hemos podido mostrarte. Desafortunadamente también existen estrategias de defensa que involucran el uso de pesticidas pesados, una de estas técnicas es la inoculación a través de una jeringa grande y especial, se inocula el tratamiento fitosanitario directamente en el árbol, golpeando a la procesionaria del pino, pero al mismo tiempo envenenando al árbol.

Para terminar, te recordamos lo que te hemos comentado anteriormente: presta mucha atención al reconocimiento de la procesionaria. Como has podido ver es un insecto muy peligroso. Si lo encuentras, toma todas las precauciones necesarias.

Esta web utiliza cookies puedes ver aquí la política de cookies. Si continuas navegando estás aceptándola