Saltar al contenido
Cómo lo hago

Cómo cultivar fresas silvestres

fresa silvestre

Las fresas silvestres son una pequeña y deliciosa fruta que crece espontáneamente en nuestro país. Pertenecen a la categoría de berries, tales como: arándano gigante americano, frambuesa, mora, grosella negra, mirto y otros. En los últimos años, el cultivo de esta fruta ha aumentado considerablemente, dada la alta demanda del mercado, tanto para consumo en fresco como para transformación, y este interés se está extendiendo también entre los horticultores nacionales, que la quieren en sus huertas.

En este artículo ilustraremos, por tanto, las características botánicas de la planta y, sobre todo, veremos cómo cultivarla.

Identificación y hábitat de las fresas silvestres

El nombre científico de la planta de fresa silvestre es Fragaria vesca. Es una especie perteneciente a la familia botánica Rosaceae, por supuesto, existe una estrecha relación con las fresas cultivadas. En España, las fresas silvestres se pueden encontrar en determinadas regiones, donde crecen silvestres en los bosques, en los claros, en las zonas de hierba y en las zonas aligeradas. Los encontramos a altitudes entre el nivel del mar y los 2.000 m. Las fresas silvestres también tienen una gran tradición en nuestra cultura. Un famoso refrán dice: “Sólo Dios podría haber creado una baya mejor que el mirlo, pero no lo hizo” Encontramos la fresa silvestre mencionada en varios textos antiguos y en la mitología. También aparece en textos y tratados de medicina y botánica, por su propiedad de bajar la tensión arterial.

Características botánicas de las fresas silvestres

La fresa silvestre es una planta herbácea perenne de porte erguido y raíz rizomatosa muy ramificada. La raíz tiene una roseta de hojas, de la que parten largos estolones, que emiten raíces adicionales a la altura de los nudos. Estos últimos son utilizados por la planta para esparcirse por el suelo. Cuando se dan las condiciones ideales, éstas forman densas colonias y es un espectáculo encontrarnos con un prado de fresas silvestres. La planta también es perfecta para cubrir el suelo. En altura, no supera, generalmente, los 20/25 cm, y recuerda mucho a las fresas cultivadas, pero en miniatura, las hojas tienen un peciolo largo, cubierto de pelo. Se dividen en tres foliolos obovales, con el margen dentado, redondeado, en la parte apical. La parte superior de la hoja es de un color verde intenso, no muy peludo. La inferior, por el contrario, es mucho más pálida y se vuelve blanquecina.

La inflorescencia está formada por pocas flores, con un cáliz reforzado por un pequeño cáliz de cinco sépalos lanceolados. La corola de la flor tiene cinco pétalos blancos ovalados, que son polinizados por el viento (anemófilos), las abejas y otros insectos polinizadores (entomófilos), y botánicamente, la baya es en realidad una fruta falsa. Los verdaderos son los aquenios, negros y pequeños, dispersos en el receptáculo. Esta última es hinchada, carnosa, de tamaño pequeño, de forma ovalada y con el típico color rojo claro. La pulpa es más suave, pero también más sabrosa, que la de las fresas clásicas. La fructificación tiene lugar desde abril y dura hasta principios de verano.

Variedad de fresas silvestres

Existen muchos biotipos de Fragaria vesca, que pueden diferir del modelo botánico recién descrito. La variedad más famosa y cultivada de fresa silvestre es la Reina de los Valles, de la que también existen clones similares, como el de Alejandría. En esta variedad la baya es más alargada, tiene una textura pobre, a menudo de color oscuro y un aroma intenso y poco homogéneo. El fruto tiene una forma cónica redonda y una coloración más homogénea. La pintura, sin embargo, no emite estolones y por lo tanto se reproduce sólo por semillas y es menos rústica.

Cómo cultivar fresas silvestres

Requisitos de suelo y clima

El cultivo de fresas silvestres es mucho más fácil que el de fresas. La planta prefiere un suelo húmedo, profundo y rico en humus. Si el suelo es pobre, debe complementarse con una buena fertilización orgánica, por ejemplo con humus de lombriz o compost doméstico. El suelo no debe presentar un riesgo de estancamiento hídrico y es preferible una reacción de pH subácida, por lo tanto 6,5 y 5,5.

Para cultivar fresas silvestres hay que elegir una posición sombreada, nunca a pleno sol. Al ser una planta perenne, también debe colocarse donde no cree conflictos en las rotaciones anuales de los cultivos. La planta resiste bien al invierno y a las bajas temperaturas, por lo que es perfecta para el cultivo en zonas de montaña.

Cómo sembrar fresas silvestres

Aunque las plantas pueden reproducirse por brotes, enterrando los estolones, la mejor manera de plantar fresas silvestres en nuestro suelo es sembrando. De hecho, es una mala idea sacar los estolones del bosque para intentar plantarlos en nuestro jardín. Muy a menudo nos arriesgamos a arruinar la naturaleza y el equilibrio del ecosistema, así que vamos a partir de la semilla, que es fácil de encontrar en el mercado , y dejar los bosques en paz. Para la siembra, la temperatura ideal es de 13-20 ° C, por lo que puede ocurrir a finales de invierno, con la técnica de semillero. Vamos a ver cómo proceder.

En una caja, o en un semillero hay que preparar una mezcla de tierra y turba: 60% la primera, 40% la segunda. Debe mantenerse alejado de fuentes de calor. La temperatura ideal es de unos 18°C, con pocos cambios de temperatura. El consejo es cubrir la caja con material transparente (vidrio o plástico). Cuando las plantas germinan, se adelgazan (antes de la emisión de la quinta hoja), manteniéndolas a 5 cm de distancia entre sí. A mediados de la primavera, entre finales de abril y mayo, se pueden transplantar nuestras plántulas cultivadas en semilleros en campo abierto. La distancia mínima de plantación es de 20 cm entre una planta y otra, pero se puede aumentar esta distancia, para permitir un mayor desarrollo de la planta.

Cuidado del cultivo

Las fresas silvestres requieren dos cuidados especiales en el ciclo de cultivo: el mulching y el riego. El mulching natural con paja (o yute o, de nuevo, paños biodegradables), mantiene la planta libre de malas hierbas. El sistema de riego es fundamental para el cultivo de fresas silvestres. La planta, de hecho, al ser espontánea en el sotobosque, requiere algo de humedad y sufre de sequía. Especialmente en los períodos de verano calurosos, la humedad del suelo debe mantenerse bajo control (en este caso, incluso el acolchado ayuda mucho) En cualquier caso, para evitar la podredumbre y otras enfermedades, no exagere con el agua y evite la formación de estancamiento del agua.

Recolección, propiedades y usos de las fresas silvestres

La recolección de las fresas silvestres se realiza de forma escalonada, a partir del mes de abril. Cuando recogemos fresas silvestres, siempre tenemos cuidado de que sean lugares limpios, donde no haya campos cultivados en las cercanías que utilicen pesticidas químicos. También tenemos cuidado de no arruinar el sotobosque con pasos excesivos, para que todos puedan disfrutar de los dones de la naturaleza. Este último tiene propiedades aperitivas y depurativas, que pueden ser aprovechadas por los gourmets, los artríticos, los reumatólogos y los afectados por la ciática y las piedras.

Las fresas pequeñas se consumen excepcionalmente frescas. Cuando se recogen, de hecho, es difícil llevarlas a casa, casi siempre se consumen en el acto. El aroma dulce y refrescante nos trae de vuelta a los recuerdos de nuestra infancia, como un paseo dominical por el bosque. También se pueden utilizar en la cocina creativa, para decorar postres, en aderezos de hierbas, en salsas frías, en divertidos bouches, para aromatizar licores.

Esperemos que hayas disfrutado el artículo.

Esta web utiliza cookies puedes ver aquí la política de cookies. Si continuas navegando estás aceptándola