Saltar al contenido
Cómo lo hago

El uso del aceite de neem y azadiractina como insecticidas biológicos

aceite de neem y azadiractina

Hoy hablaremos del aceite de neem y la azadiractina (es decir, el ingrediente activo también conocido como azadiractina A). Para tratar este tema comenzaremos hablando del árbol de neem, de cuyas semillas se extrae el aceite.

Este activo se utiliza desde hace mucho tiempo en la agricultura ecológica porque es un pesticida eficaz. Lo mismo ocurre con el aceite de neem, utilizado por los agricultores domésticos para la defensa natural de las plantas.

Te preguntarás: ¿no son los dos productos lo mismo? La respuesta es bastante compleja. En este artículo, sin embargo, trataremos de profundizarla de una manera sencilla pero completa.

La diferencia entre el principio activo de la azadiractina y productos como el aceite de neem es que, paradójicamente, el primero está permitido en la agricultura ecológica certificada, a través del complejo sistema de autorizaciones ministeriales. Los demás, en cambio, aunque tienen un valor indiscutible como plaguicidas, no están permitidos porque no están autorizados y no están registrados para esa función específica. Como puedes ver, la historia es compleja y también un poco paradójica. Así que tratemos de dar algo de claridad a este asunto.

El aceite de neem, como su nombre indica, se extrae del neem. Es un antiguo árbol originario de la India, también llamado Azadirachta indica. perteneciente a la familia de las Meliáceas.

Es un perennifolio que puede alcanzar hasta los 30 metros de altura. La circunferencia del tronco, sin embargo, puede alcanzar hasta 2.

En las regiones de origen se considera una planta sagrada, la llamada farmacia del pueblo. Otro nombre del árbol de neem es Arishta, o “árbol que cura todas las enfermedades”. Desde la antigüedad, de hecho, se utilizaron diferentes partes de este árbol por sus propiedades antibacterianas, antibióticas y antiparasitarias.

Desde la India este árbol fue exportado a diferentes regiones del mundo. Por ejemplo, llegó a África, al borde del Sahara, y sirvió para limitar el avance del desierto y dar su majestuosa sombra a los habitantes.

En los tiempos modernos, fue el entomólogo alemán Heinrich Schmutterer, en 1959, quien descubrió las grandes propiedades del árbol de neem. El académico fue llamado a Sudán para ayudar a resolver una vasta invasión de langostas. Cuando llegó, observó que los insectos devoraban las hojas de todas las plantas excepto las del árbol de neem.

A partir de aquí, se iniciaron estudios en la planta para aislar moléculas con propiedades insecticidas.

Semillas del árbol de Neem

El aceite de neem se extrae de las semillas, donde se encuentra la mayor concentración y el ingrediente activo.

Las semillas se encuentran dentro de los frutos que produce el árbol. Estos últimos son pequeños drupas. Tienen forma elipsoidal, color verde amarillento y unos 2 cm de largo. Con un aspecto que recuerdan a nuestras aceitunas.

Las drupas contienen una piedra pequeña, es decir, la semilla con un contenido de aceite muy alto (entre 40 y 60%). De este jugo se extraen las principales sustancias activas de la planta.

Azadirachtin

Las sustancias activas presentes en las semillas del árbol de neem son limonoides, un grupo de sustancias orgánicas naturales. Entre ellos, el más famoso es el azadirachtin A, que ha demostrado tener grandes propiedades insecticidas. Se extrae y aísla directamente de las semillas de neem para preparar formulaciones comerciales utilizadas en la agricultura ecológica.

Aceite de Neem

El aceite de neem se obtiene del prensado en frío de las semillas.

Este aceite está compuesto de varias sustancias: omega 6, omega 9, ácido palmítico, ácido esteárico y naturalmente limonoides y azadiractina.

Su olor característico es picante, no muy agradable a decir verdad. Se puede encontrar fácilmente en el mercado y tiene diferentes colores, que van desde el amarillo oscuro, al marrón y al rojo brillante.

Diferencia entre el aceite de neem y el aceite de azadiractina

El aceite de neem y la azadiractina se confunden a menudo, pero en la práctica son dos productos diferentes. Como ya hemos dicho, el aceite de neem contiene este principio activo, pero la técnica de prensado mecánico en frío de las semillas modera su concentración.

La cantidad de azadiractina presente en el aceite de neem no supera el 0,02-0,03%. Las formulaciones comerciales, que utilizan diferentes técnicas de extracción, tienen una concentración que oscila entre el 1 y el 2,4%. Muy alto comparado con el aceite simple.

Por lo tanto, la diferencia sustancial para su uso en la agricultura es la diferente concentración de ingrediente activo. Los diferentes fabricantes han desarrollado, y a veces patentado, técnicas especiales para la extracción de azadiractina, comercializando diferentes formulaciones comerciales.

Todos con porcentajes más o menos altos de ingrediente activo.

Mecanismos de acción de la azadiractina

Pero ahora veamos cómo funciona la azadiractina y por qué puede considerarse un insecticida biológico eficaz (así como probablemente el más antiguo de los insecticidas naturales).

Su principal acción es bloquear el desarrollo de insectos en etapas juveniles: la llamada acción juvenil.

En particular, este activo interfiere con el sistema hormonal de los insectos, causando un efecto inhibidor de quitina basado en el bloqueo de la ecdisona.

Esto causa cambios en la reproducción de muchas especies de insectos y no permite que la larva o la neanida formen la cutícula externa.

Por esta razón, el principio activo del aceite de neem es particularmente efectivo en animales jóvenes al principio de su ciclo de vida. Por otro lado, no tiene eficacia probada en especímenes adultos.

Otro efecto de esta sustancia es su acción repelente y e inhibidor del apetito. En términos simples, a través de un mecanismo natural, si se aplica a la planta, la azadiractina limita fuertemente la atracción por los insectos.

Su acción se lleva a cabo por ingestión y contacto. Además, tiene una alta capacidad sistémica en las plantas, es decir, permanece presente en el sistema linfático y por lo tanto ejerce su acción en el tiempo (5-7 días).

Además, en algunas especies de insectos, reduce la fecundidad de las hembras adultas y, por lo tanto, ralentiza el ciclo de reproducción.

¿Por qué se considera la azadiractina un activo biológico?

La azadiractina se considera una molécula natural sin capacidad de almacenamiento en el medio ambiente. Esto es tanto a nivel del suelo, donde se descompone por microorganismos presentes de forma natural, como en el medio acuático.

Es una molécula altamente fotolábil, es decir, se degrada rápidamente cuando se expone a la luz solar.

Además, no es tóxico para los organismos vertebrados y tiene una toxicidad no significativa para los insectos polinizadores (abejas y otros polinizadores), a diferencia del piretro. A pesar de su baja toxicidad, todavía es bueno utilizar la sustancia por la noche, cuando estos insectos no son activos.

El ingrediente activo del aceite de neem tiene tiempos de deficiencia (o seguridad) que varían, dependiendo del cultivo tratado. El contenido de ingredientes activos de la formulación también juega un papel importante en esto. En promedio, dura entre 3 y 7 días.

¿En qué especies de insectos es efectivo el ingrediente activo del aceite de neem?

Con respecto a los cultivos hortícolas y a los árboles frutales, hay muchos insectos sobre los que se ha demostrado que la azadiractina es eficaz. Obviamente, como ya se ha dicho, esta eficacia se limita, sin embargo, a los especímenes juveniles.

Esta es una breve lista:

  • Áfidos o pulgones
  • Mosca blanca
  • Larvas de plagas de lepidópteros
  • Trips como la frankliniella occidentalis
  • Escarabajos como la dorífera de la patata y la altica de la remolacha

La azadiractina puede utilizarse con éxito en combinación con otros remedios biológicos sin perder su eficacia. Por ejemplo, se puede combinar con jabón de Marsella o bacillus thuringiensis.

Para las dosis y los métodos de aplicación, consulte siempre la información en la etiqueta de la formulación comercial.

Aceite de neem, azadiractina y autorización de uso en agricultura ecológica certificada

En la introducción del artículo mencionamos el hecho de que sólo las formulaciones que contienen azadiractina, autorizadas y registradas por el Ministerio de Sanidad, pueden utilizarse en la agricultura ecológica certificada.

Una reflexión ética

Realizaremos una valoración ética a este respecto para el aceite de neem y la azadiractina.

Las formulaciones comerciales son producidas y distribuidas por grandes compañías químicas en la industria. Estas empresas incluyen grandes multinacionales como Bayern y Sipcam.

Los productos de azadirachtin disponibles en el mercado son a veces prohibitivamente caros. La falta de autorización ministerial sólo para el aceite de neem no está clara. Es legítimo preguntarse por qué sólo los productos comercializados por estas empresas tienen acceso a la autorización ministerial para su uso en la agricultura ecológica certificada. En nuestra opinión, tenemos una fuerte sospecha de que estamos tratando con especulación comercia.

El aceite de neem clásico, que sin embargo contiene azadiractina, es completamente natural, pero no está registrado como insecticida con arreglo a la Directiva comunitaria. Por esta razón no puede ser utilizado por productores orgánicos certificados. Una curiosa paradoja.

Las preguntas que nos hacemos son las siguientes: ¿es sólo una cuestión de autorización y patentes? ¿Por qué se requiere el registro de una formulación para obtener la aprobación ministerial? ¿No es el aceite de neem lo suficientemente biológico?

Las respuestas a estas preguntas podrían dar lugar a una contradicción en el sistema de certificaciones biológicas. Esto favorecería claramente el uso de productos comercializados por grandes empresas químicas en detrimento de las técnicas naturales no patentadas. Esto se debe a que es probable que las empresas químicas, a diferencia de los pequeños productores, cuenten con grandes recursos financieros, lo que facilita el mantenimiento de las inversiones necesarias para registrar una formulación.

Aceite de neem y azadiractina en el mercado

El aceite de neem le cuesta al usuario en promedio alrededor de 1/5 del costo de una formulación registrada a base de azadiractina.

En muchas partes el uso de este aceite se recomienda como un pesticida natural, especialmente para aquellos que hacen jardín casero.

Sin embargo, sin cuestionar la mayor eficacia de las formulaciones a base de azadiractina, nos parece que no hay justificación para impedir el uso de un producto natural en la agricultura ecológica, que es más suave pero sigue siendo eficaz y sin duda más barato, como el aceite de neem.

Afortunadamente, parece que los márgenes de maniobra se están ampliando lentamente. Algunas compañías petroleras de neem, a pesar de las dificultades, ya han tomado medidas para desarrollar productos más fácilmente accesibles para los horticultores domésticos.

Por último, quisiéramos señalar un hecho reciente muy interesante en relación con los estudios sobre el aceite de neem: la torta de neem, es decir, los residuos del procesamiento de semillas de neem. Estos pueden ser utilizados como fertilizantes orgánicos, fungicidas y repelentes orgánicos.

Por último, el aceite de neem es un producto de origen natural y con un impacto medioambiental sostenible. Esperamos haber sido exhaustivos en la compleja explicación de este importante pesticida biológico

Esta web utiliza cookies puedes ver aquí la política de cookies. Si continuas navegando estás aceptándola